>

Se me ha dicho siempre: “Joshua se enamoró de Duncan”, si uno puede enamorarse del dolor, si, me enamoré del dolor y he llorado por él, el dolor desgarra el alma hasta matarla entonces…
… Una tarde de 2005, en un café internet cualquiera, adelantando trabajos de contabilidad de una empresa, encontré sin buscarlas en los archivos del ordenador , dos fotografía que me marcaron para siempre, Duncan, fumando, con sus dedos machacados, y sus manos por encima quemadas con cigarros, el labio superior destrozado, una cicatriz enorme en su pierna derecha, la ceja rota y sangrante y una laceración en su nariz hinchada, su mirada vaga, sus labios drogados y resecos, ojeras violáceas que le daban un tono a muerte, suplicando auxilio, en una desnudez lamentable, miseria humana de la cual se satisfacen los pedófilos y pederastas y que promueven y producen los pornógrafos infantiles, que son los mismo para el caso.
Me juré, luego que involuntarias se me escaparon dos lágrimas heladas, que no descansaría nunca hasta encontrar los culpables y hacerles pagar tanta ofensa a una criatura tan pequeña e indefensa. Después de investigar supe quienes eran, los busqué, los encontré y aquí, cuatro años después, puedo decir que su sacrificio no ha sido en vano. Le creí asesinado, no lo fue, pero estuvo a un paso, quizá él en su delirio agonizante lo pidió en incontables momento.
Duncan, donde estés, ahora que se que vives, perdona por no hacer lo suficiente para aliviar tus penas y la de los niños y niñas que sufren la terrible sangrienta condena de ser abusados sexualmente por boylovers y girllovers, vendedores baratos de pedófilas ideas.
** Escrito en mis inicios de la lucha infernal contra los depredadores de niños, hace años ya. Cuando le conocí me juré que vengaría su “muerte” a mi manera. Los rusos boylovers que lo abusaron, torturaron y desaparecieron, haciendo creer que estaba muerto, lo buscaron hace meses, chantajearon y de nuevo torturaron, cuando vieron que su página imgsrc.ru sería eliminada por “demonios buenos”, le fotografíaron para calmarnos, lo lloré en el pasado por que lo creí muerto, lo lloro ahora, lo he visto, grande, como siempre, pero sus ojillos de angelito no han cambiado, sigue con su tristeza poderosa gobernándoles la vida a los infectos, sufre, porque sigue siendo esclavo, ahora de sus chantajes.
CUando realicé el video, estaba enfrascado en una guerra a muerte con David L. Williams, un Inglés de la línea fuerte del foro, para su infortunio la policía De inglaterra le dio una sorpresa en las puertas de su casa, desapareció definitivamente del foro y la red, de su página de pornografía eliminada se surtió el expediente que servirá para condenarlo, siempre amenazandome y llamandome perdedor, aho9ra, como le digo a todos esos infectos depravados, rían, que mi paciencia me dará valor para esperar a verles sus sonrisa convertidas en lágrimas
Duncan, cuanto diera por liberarte y limpiar tus alas…
Vuela libre por ti mismo, las cadenas de ese infierno se oxidan.
Vuela angelito caído…
Eres un Fénix con cabellos de trigo y mirada triste
Cuando habías muerto…
Un angelito sin alas…
El intruso perfecto del cielo vuela libre.
Duncan… Lucecita débil,
una débil estrellita
guiando osamentas
de insensatos esclavistas…
De pequeños…
Te engañaron mustiamente
con juegos falsetes.
Inocentes juegos de pieles?
Infectos que se hicieron prisioneros
de tus candiles, pupilas de lucero,
y con tus manecitas virginales
se acariciaron sus nublosos pensamientos
y sus imperfectos cuerpos.
Y esos! Que débil te creyeron
se hicieron vulnerablemente fuertes…
Una lucecita débil, luminosa, fosforescente
que les dio la vida tenue
a esos de almas inertes…
Alumbras desde un cielo ajeno,
con tus ojitos de centella,
resplandecen profecías tiernas
sobre tus esclavos terrenos.
Envía, Duncan, tus jinetes…
Ojitos de esperanza tibia,
cabellitos de oro y delgados lienzos,
invisibles alas de espíritu renacido,
sonrisa de Ave Fénix:
desnudo acaricias el cielo…
En la tierra Angel fuiste,
de pasiones oscuras y tristes
doblaron campanadas de duelo…
Levitante… Así, acaricias el cielo invisible
y cuando lloras, llueve…
Humillando a dios y sin quererlo
lavas las penas de los inocentes.
Culpables! Salvadme, Oh! justiciero…
Epitafios de sangre de cordero…

http://www.youtube.com/get_player
Cabellos de filigrana… Oro puro,
Aureola e imperio de las deidades…
Iris esmeraldinos… Verdes? Grises? Etéreos?
De los mares y las plantas robas sus esencias…
Pupilas ámbar, más que negras.
De las noches reinas, azabache de secretos…
Sonrisa de esperanza, curativa, cautiva y viva…
Rostro de los ángeles semblanza. El paraíso…
Omnipotencia es tu vuelo… Libre eres.
Inocente!… Salvadme… Eterna Estrella de las mañanas tristes…
Muero… A tus pies me muero…