>No solamente se trata de “quejas”a nivel virtual, las denuncias personales han llovido a través de decadas, pero nada ha pasado.
Vergonsoza realidad a la que no sepuede seguir escapando.
Seguir hablando de lo mismo causa asco, quienes tiene la obligación de frenar el flagelo no lo hacen. Que itntereses oscuros se mueven? Nadie lo sabe,lo cierto es que generaciones completas de familias siguen pasando por las calles,semárforos, “salones de videojuegos”, centros comerciales…
Y seguirá pasando lo mismo, mientras sigan gobernando para la guerra.
Referencias:
PRODER OEA, José Miguel Isulsa, cinco años de inutilidad
Prostitución infantil Colombia. Negocios sucios
Limosneros de amor. Prostitución Infantil. Medelín.
Sigamos asistiendo a la orgía de palabras perdidas, mientras nadie hace nada!
Actualidad:
Fuente Original: ElPais.com

El País presenta el panorama de la explotación sexual de menores en la ciudad. Padres o tíos ‘alquilan’ a niños en plena calle para prácticas sexuales.
on las ocho de la noche de un miércoles cualquiera en la capital del Valle. Dos hombres sostienen una conversación a unos pasos del cruce de la Carrera 66 con Avenida Pasoancho, al sur de Cali.
–No le haga cochinadas a la niña.
–¿Cuanto vale el ratico?
–Cien mil y puede parquear el carro acá a la vueltica… pero si se la quiere llevar es el doble y me deja la cédula.
La charla es el punto culminante de una negociación para adquirir sexo, transacción que según las cifras de las autoridades es cosa de todas las noches en la ciudad y que en esta ocasión comenzó cuando un carro se detuvo frente a dos niños que se rebuscan la vida en el semáforo de dicho cruce.
El hombre del vehículo les compra un paquete de cigarrillos y pregunta si conocen alguien que quiera subirse al carro y pasarla rico. Sin inmutarse el mayor de los muchachos, de unos 13 años, le responde que si quiere con ellos o si está interesado en una mujer y señala otra figura infantil que los mira indiferente desde el poste donde recuesta la delgadez de sus 15 años.
Tiene los ojos grises como el pavimento donde se convirtió en mujer y dice que se llama Rosario, pero que el precio lo cuadra su tío, un hombre alto y obeso que atiende una venta ambulante donde se consiguen desde minutos para celular hasta papeletas de basuco. Es el tipo que pide como garantía $200.000 y la cédula, por dejar ir a la sobrina a tener sexo con un desconocido.
Asunto de ‘chulos’
Lo primero que se debe entender cuando se investiga y se habla de la ‘prostitución infantil’ es que dicha práctica no existe. Elmer Montaña, quien hasta hace poco dirigió la Comisión de Reparación y Reconciliación en el occidente del país, explica que “por lo general los niños son iniciados sexualmente por adultos, quienes abusan de ellos y los explotan. De acuerdo con la Ley un menor de edad no es autónomo para vender su cuerpo, se entiende entonces que su voluntad ha sido forzada”.
Este abogado, que fue fiscal en el Distrito de Aguablanca, insiste en que no se debe estigmatizar a la niñez. “La gente cree que los menores de manera voluntaria, libre y soberana deciden dedicarse a la prostitución y cuando el problema se maneja en esos términos, la sociedad no se motiva para hacer algo por esos pequeños que en realidad están siendo explotados por un adulto sin escrúpulos”, concluye Montaña.
Por eso las acciones de las autoridades van encaminadas contra los proxenetas (chulos) de menores, como el ‘tío’ de los niños del semáforo, que son considerados verdaderos camaleones pues saben mimetizarse en los establecimientos nocturnos y en las calles, la mejor de las vitrinas para quienes comercializan los cuerpos de infantes.
Los pequeños son la presa favorita de las redes dedicadas a la prostitución, la trata de personas y la drogadicción, y en las calles deambulan como la carnada perfecta, pues según las autoridades, los andenes y las vías de Cali albergan a por lo menos 2.000 chicos que son vendedores ambulantes o viven de la mendicidad.
En el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, la Policía y la Alcaldía de Cali manifiestan estar conscientes de que los niños de la calle viven en alto riesgo de caer en las redes del comercio sexual y aseguran que por eso se han implementado operativos en la ciudad, sobre todo por los alrededores de las avenidas Roosevelt, Tercera Norte, Sexta y Pasoancho, la Autopista Suroriental y el centro de la capital del Valle.
John Arley Murillo, director de la regional Valle del Icbf, comenta que por lo menos una vez al mes hay recorridos de control que ya han dejado, como resultado, el retiro de 25 menores del seno de sus familias en el último año. La razón para tal castigo es que los encuentran como vendedores callejeros junto a sus padres, aunque las autoridades no descartan la existencia de algún foco de explotación sexual.