>

“Si me hubiera equivocado, pediría perdón tranquilamente. Pero prefiero confundirme que no callarme y, por callarme, ésto ocurra”, destaca Maroto, que insiste en la necesidad de que la ciudadanía colabore en este tipo de casos ya que, “muchas veces, si no es por esa colaboración vecinal, ésto puede quedar totalmente escondido”. Heraldo
Y aunque muchos meneantes e internautas ponen en duda varias cosas:
* Que en España no sucedan abusos sexuales en niños de tan corta edad (2 años)
* Que toda noticia de esta clase resulte amarillista, cansina, spam o ridícula para páginas como meneame.net
* Que desvien una noticia de semejante importancia por el solo hecho que la madre no es española, habrase visto!
Sea este el ejemplo de un ciudadano valeroso, que tuvo por desgracia que tomarse un tiempo para poder denunciar y no llevarse una frustración.
Qué nos dicen ahora estos fanáticos de la ignominia y la mentira en meneame.net como happyfreedom, wilder, skanda, mayoriasilenciosa, elmaki, darthacan, carme (extraño que la madre de una adolescente sea a ultransa pseudo-defensora de semejante clase de depredadores sexuales), angelitomagno, fisteame, siberiano, cacahuete y otos solapados que ahora guardan prudencia por nuestras denuncias.
Que nos dirán ahora estos criticones de la realidad que minimizan estos actos aberrantes y en fin de cuenta están defiendiendo con sus podridos aportes y con tanto ahinco estos depredadores sexuales de niños?
Qué nos pueden decir? Si no tienen la calidad moral ni la suficiente madurez humana para rechazar semejantes aberrantes conductas! Que la sociedad les juzgue, porque creen tener vulnerabilidad escondidos en el silencio cómplice de sus “patrones”: mentes podridas y enfermas cuya maldad no tiene límites, ambiciosos de poder y de dinero que por un banner creen que los niños no valen nada!

Fuente Original
heraldodesoria.es

“Pasaba horas en la habitación con el niño,
no dejaba entrar y no utilizaba la ropa del hotel”
El responsable del establecimiento asegura que desde el miércoles hasta el domingo el menor durmió con el detenido Reclama a los ciudadanos que colaboren para sacar a la luz sucesos como éste, que ha conmocionado al vecindario.
Heraldo
Llegó a Arcos de Jalón el miércoles y se quedó allí, hospedado en el hotel Numancia, hasta el domingo, cuando los agentes de la Guardia Civil se lo llevaron esposado, acusado de abuso sexual a un menor de la localidad de apenas dos años de edad. Al mismo tiempo era detenida también la madre del pequeño, una rumana afincada en Arcos desde hace unos cuatro años. Presuntamente, había consentido los hechos al dejar a su hijo en manos del supuesto pederasta con conocimiento de las intenciones de éste. Mientras, el padre del menor, un albañil en paro natural de Arcos de Jalón con quien la acusada se casó en 2006, era detenido inicialmente y puesto en libertad horas después. Al parecer, no tenía constancia de los abusos que sufría su hijo a pesar de que el niño había pasado cuatro noches fuera de casa. Los hechos sucedieron, como adelantó ayer HERALDO DE SORIA, el pasado domingo después de que el responsable del establecimiento donde se hospedaba el detenido lanzara la voz de alerta. Había advertido “comportamientos y cosas extrañas” en el presunto pederasta y su trato con el niño que le hicieron desconfiar. Una semana después de que sus sospechas concluyeran en detenciones, Alfonso Maroto recuerda “la angustia, preocupación y nervios” que pasó durante los cuatro días que estuvo hospedado el detenido en su hotel. Las largas horas que pasaba el detenido con el menor a solas en la habitación, el hecho de que no abriera nunca las ventanas ni quisiera que entrara nadie en la habitación, o que no utilizara la ropa del hotel y empleara la suya propia, hicieron sospechar a los responsables del establecimiento. Tras “investigar” durante unos días y ante pruebas que eran ya demasiado evidentes a los ojos del hostelero, decidió avisar a las autoridades, que actuaron con rapidez. En cuestión de horas, tenían detenidos a los dos acusados.“Sabía que era algo muy grave y no quería acusar a nadie gratuitamente. Además, no quería despertar una alarma por que sí, y ni siquiera se lo dije a la familia. Estuve mirando, controlando, observando todo y, cuando ya lo tenía claro, se lo dije a mi madre y avisamos a la Guardia Civil”, rememora Maroto. A renglón seguido, advierte: “Yo sospeché desde el principio porque es normal que venga una pareja, unos jóvenes de fiestas… pero no un hombre con un niño tan pequeño que sabíamos que no era hijo suyo (porque era del pueblo). Se lo dije a mi madre, pero ella no puede creer que haya tanta maldad en el mundo, así que, cuando lo tuve claro, es cuando avisamos”. “Desde las diez hasta las seis”

Foto: Diablomotor.Blog