>

Una infancia alegre que dormita muy tranquila
despierta violenta hacia los cuatro años.
Se siente el poder de lo infinitamente humano
viendo jugar despreocupados a los niños.
Mas, por cosas del destino, descuidos o maña vieja,
se tiende a alejarse del cariño que acompañó
esta etapa primera, la del complejo de Edipo
y la colosal Electra… Niños, niñas, vida plena.
Muchas veces, por la idea erróneamente concebida
que las madres cabeza de familia son vital ejemplo
de superación y amor por la sociedad, se deja
desprotegidos los pequeños, vienen los arrepentimientos.
Ya que la viuda o separada el marido, abandonada si se quiera
por su natural espíritu de lucha se entrega a su trabajo
y prácticamente se olvida de los deberes que primaria
la vida en un nacimiento le entrega, los padres irresponsables
que huyendo se alejaron son tan culpables como ellas.
La virosis, alergia que experimentan los niños
por los que amorosamente les acarician la cabeza,
peinan morbosamente sus cabellos o le sientan
alegres en sus rodillas, en lugares de recreo,
o les sientan en sus piernas a ver películas privadas
o divertirse con los videojuegos, es explicita.
El niño se procura la felicidad ausente de la madre,
el cariño y la imagen de un padre, se aleja del pudor
sin darse cuenta, es un niño apenas…
Pero que hábil!
Resulta el degenerado metiéndose en sus vidas,
a la madre engaña y al niño con más veras,
hasta amante de ella se vuelve, le ayuda en los quehaceres
ella, suspira y piensa: – que afortunada he sido…
No sabe, no imagina, que esas caricias paternales ajenas,
que esas frasecitas de: – yo lo cuido, no te preocupes…
Ye esas sus miradas que se vuelven cómplices del niño,
se transforman en mortal abuso!
Pero, no, la madre anda demasiado enamorada,
demasiado ocupada para preocuparse si el amor
de su amante por su hijo es puro, o solo deseos representa.
Es en esa edad, que la bestia suele coger desprevenida a su presa…
De los cuatro en adelante, cuando los arreos se hacen
más difíciles para controlarles eso son los niños!
Les gusta ser importantes y ante el abandono de su padre
y las ocupaciones de su madre, se aprovecha el individuo…
Es uno de los motivos, no siendo por completo todos,
que los pederastas suelen conquistar a las mujeres,
solo para quedarse con sus hijos… Infieles y abusivos.
El comportamiento de la criatura se torna hostil,
sus labores escolares van en mengua, el genio
otrora divertido, simpático y tan tierno, se ha perdido.
Se sume en el silencio. Le echan entonces la culpa
al padre ausente… Tiene algo de culpa en el descuido.
Entonces es cuando el niño experimenta alergia a todo,
se irrita fácilmente, se molesta, la fiebre suele cobijarle,
se calienta, se estremece, llora… Está abusado…
Pero como los síntomas son “herencia” de su insoportable padre
porque le dicen que sacó la misma sangre, entonces todos callan.
Y él, el amante de su madre, el pederasta, la bestia oculta
hace de las suyas. no le importa que el niño se presente enfermo
le seduce con palabras y con rezos, le conmina a curarse
bajo sus despreciables métodos. Y la madre del pequeño?
Trabajando, ocupada, llega cansada a ducharse,
se mete bajo las cobijas a disfrutar de las caricias de su amante,
odalisca de vergüenza, se place con lo mismo
con que el dolor se apodera de la vida de su niño…
Muera la culpable…
La criatura ha crecido. Se hace detestable, es indisciplinado,
insoportable, golpea otros niños, se masturba prematuramente,
odia a las plantas y los animales, es cruel consigo mismo…
pobrecillo… Su padrastro le ha marcado, se deshizo el niño…
El amante hasta habrá planeado tomarle la vida para que calle…
Ya es tarde, las alergias se hacen más profundas, cuando todo se sabe,
es tarde. Una vida se ha perdido, lástima de niño…
Un delincuente más en la calle, un abusado bien ofendido,
con suerte podrá en algo superar su pena al llegar adolescente…
Si cuenta con suerte podrá aprender a quererse…
Y entre tanto, el amante de su madre, el que le desecho la existencia
se larga lejos, a otras praderas a conseguir más corderitos tiernos,
él, el chico, con su virosis por el sexo queda, que dura pena,
le irritan los recuerdos, le rasca la conciencia inocente…
No hay cremas ni pociones, lociones o ningún menjurje
que pueda aliviar tales dolores y escozores, se perdió una vida…
Ahora los pederastas se llaman boylovers, esta, es la historia
de muchos de ellos, sobrevivientes de las perversiones,
de abusados pasaron a abusadores…
Pobres niños, porque desgraciadamente
esta infame enfermedad es contagiosa,
no es como ellos, los depredadores dicen
que son una raza nueva, no,
son enfermos que contagian con sus penas anteriores
se sienten en pleno derecho de arrebatarle la vida y la inocencia
como venganza de sus sufrimientos infantiles. Culparlos de eso?
De haber sido corrompidos por otros hombres enfermos no,
culpables de no buscar remedio, por que si son muy concientes
de lo que sufrieron, solo buscan venganza en el sexo…
Que culpa tienen de esto los demás niños?
Padres y madres, hagan valer su inteligencia,
cuando se separen de sus niños, nunca descuiden la cama
en la cual dejaron sola a su concubina, la madre de sus hijos,
porque puede que meta en sus sábanas tristes un amante muy simpático,
que va solo en busca de los sagrados cuerpos de los niños.
La pederastia es exclusiva de los hombres, y si descuidas la vida
de tus hijos, las perversiones dañarán la existencia que les diste
y el regalo de la vida se tornará en torturas tristes…
No descuides las semillitas de vida que sembraste en este mundo extraño,
mira de vez en cuando la vida de tus hijos con sumo cuidado,
ellos, los pequeños, presentan síntomas de las virosis y alergias pederasticas:
– No quieren estar con alguien “que normalmente sería muy querido”, o tampoco visitar
la casa de algún familiar que antes era importante para su vida.
– La indisciplina y la mala conducta en los colegios es casi siempre consecuencia del
abuso, no hay tal que es que eso lo heredó de ti, padre ausente.
– Se molestan cuando les acaricias los cabellos o los miras a los ojos, o si le acaricias el
cuello, porque suele suceder que los pederastas les marcan sus terrenos y les crean
celos fantasiosos, a los cuales los niños responden agresivamente.
– No le gustan los juegos de los niños en edades similares, maduran muy temprano.
– Cuando tienen al abusador al frente, su ceño se torna triste, tienes que aprender a leer
los ojos de los ángeles caídos, aquí te dejo varios ejemplos. Es duro si, pero si ves
esta expresión en los ojos de tus niños, ponte alerta!
– El abusador generalmente pone etapas, utiliza el secretismo, hace que cada vez, sean
más emocionantes los encuentros, por ello, le pone metas y condiciones al pequeño, le
amenaza y hasta le atenta sus partes íntimas, su conciencia se enajena, lo maneja con
facilidad y el depredador ahuyenta los miedos que tenga, contagia la niño y ya no
habrá remedio. Se perderá un alma en el cielo y otro ángel caído ganará la tierra.
– Por último, si descubres que acaso esto pasa, no se si puedas contenerte, quizá hasta le
provoques la muerte al desgraciado que abuso de tu niño, y créeme que te comprendo
y te entiendo y si así sucediera, nunca dudes en escribirme, te daré consejos para que
las penas que sufras no sean importantes, y para que busques ayuda para tu pequeño,
que si bien es prácticamente inolvidable este daño que le inflingieron, quizá pueda
rehacer su vida. Triste es esto. Y duele.
– Oncofagia y recurrencia a la soledad de los rincones, con las rodillas envueltas por sus
manecitas temblorosas y sus ojos vacíos de ángeles caídos, suelen cubrirse los rostros
con sus cabellos, mirar entre ellos y repudiar las caricias honestas.

Como puedes ver, la alergia y las virosis hacia un familiar o un maestro, son evidencia suficiente para saber que tu niño está sufriendo de abuso sexual, quizá acceso carnal violento, sodomía o hasta salvajismo. Ten cuidado con tus niños…
Observa sus cuerpos, las manchas de fluidos en sus prendas íntimas, así sea un niño, un varoncito, si presenta desordenes en sus partes íntimas, desconfía de ello, no porque sea el tío más querido o el maestro más perfecto, quiere decir que cuando dejes solo a tu hijo con alguien de mucha confianza, sea para instruirlo. Los pederastas (mal llamados boylover, estos desechables lo único que aman es su propio cuerpo y sus perversiones) suelen ser demasiado hábiles, no creas que son viejitos tímidos, hombres cabizbajos parados en las esquinas de los parques o las puertas de los colegios…
No, son muchísimo más que eso, por eso es que están tomando auge, además se reúnen en sitios virtuales, ya denunciados por grupos como este, intercambian filosofías falsas y fotografías o videos de pornografía que hacen con los niños, con tus niños.
Los pederastas son cada vez más jóvenes, los hay de quince en adelante, y se vuelven especializados en abusar de los niños, gracias a los consejos de los experimentados violadores que vagan en la red consiguiendo adeptos para sus sitios boylover.
Cuida tus niños, los niños de tus vecinos y familiares y denúncialos sin espera.
Gracias te doy por atenderme. Curar para siempre la virosis y las alergias que producen los pederastas es posible por ahora solo con una vacuna, que se puede aplicar a los abusadores de niños:
LA INYECCION LETAL!